viernes, enero 04, 2008

Crónica Malkiana 43



¿Hasta cuando

encenderemos velas?

Las llamas del dolor y de la desesperanza, luces que alumbran la oscuridad de la injusticia, delgadas y blancas antorchas de cera que a contraviento sostienen sus débiles llamas mientras lágrimas y voces tristes repiten infinitamente los nombres de los caidos, los perdidos, los mártires.

Muertos innecesarios a manos de vivos innecesarios.

Nuevamente un joven cae atravesado por el metal asesino de la policía estatal. Asesinado por la ceguera y la furia, por la estupidez y la prepotencia, por la desmesurada imbecilidad de quienes en algún momento hicieron un juramento falso de protección y defensa de la ciudadanía.

Y tras ellos está la mano oscura del estado gendarme que ahora rige nuestro país, con un vocero prepotente y canalla que con la arrogancia de los soberbios déspotas sale en representación de la impresentable Dama de Barro.

Matías Catrileo, estudiante, mapuche, rebelde… ¿era necesario que murieras?

Nuestros hermanos y hermanas mapuche en huelga de hambre, ¿deben morir también?

Los Pescadores de Mehuin que defienden sus aguas y sus peces, ¿Morirán también?

Los mineros, granjeros, vendedores ambulantes, deudores habitacionales, empleados públicos, jubilados, estudiantes secundarios, cesantes, temporeras, minorías étnicas, sexuales y discapacitados.. todos nosotros, los que vivimos bajo la bota y bajo el muro de la desigualdad social… ¿Debemos ser asesinados también?

¿Hasta cuándo encenderemos velas?

¿Acaso esperan que nuestro dolor se vuelva ira, que nuestra rabia se vuelva fuego, que nuestra desesperanza se vuelva arma, que nuestra voluntad se convierta en huracán y arrasemos con furia y violencia las máscaras putrefactas del sistema y sus administradores.?

¿Esperan el desentierro del hacha de guerra para justificar el uso de sus metales asesino?

No nos tienten… que de tanto ir el cántaro al agua termina por romperse… y nuestro cántaro, lleno de lágrimas y dolor está trizado y no soportará mucho tiempo más….

video

No hay comentarios.: